Patrimonio histórico de Cartagena en peligro por el esposo de la vicepresidenta

Patrimonio histórico de Cartagena en peligro por el esposo de la vicepresidenta

Los Hitos Urbanos, empresa de la que es socio Álvaro Rincón, esposo de la vicepresidenta Marta Lucía Ramírez, construyó otro proyecto hotelero donde hizo caso omiso de la altura que permite el Plan de Ordenamiento Territorial de Cartagena. La falta podría poner en riesgo la declaratoria de la ciudad, como Patrimonio Cultural e Histórico de la Humanidad, emitida por la Unesco.

Se habla del Hotel La Ermita, también conocido como Gema Tours, en el barrio El cabrero, de la propiedad del Grupo Gema Tours y de Hitos Urbanos. Al igual que en todos los proyectos de los cuales hace parte Hitos, unos ponen el terreno e Hitos construye.

El empresario Roberto Gedeón Ghisays es el líder del grupo Gema Tours, exalcalde de Cartagena, exgobernador de Bolívar y excandidato al Senado por el Centro Democrático en el 2014. 

El proyecto proyecto en cuestión, creado por Hitos Urbanos, empresa donde es socio Álvaro Rincón, esposo de la vicepresidenta Marta Lucía Ramírez, hizo caso omiso de la altura que permite el Plan de Ordenamiento Territorial, siendo una falta en el barrio El Cabrero, vecino de la Ciudad Amurallada.

En el proyecto, Hitos Urbanos tuvieron una participación accionaria del 49%, además, según el gerente de la constructora, Juan Camilo Ochoa, el hotel ya fue terminado entonces Hitos ya les entregó a sus accionistas sus porcentajes acordados, por lo que la empresa solo se quedó con el 8,5% del hotel.

Dos denuncias recaen sobre el proyecto hotelero: la primera es porque los socios del proyecto construyeron el hotel sobrepasando los límites de altura que les permite la norma, al igual que en San Andrés Islas, y la segunda es que la persona que dio el concepto previo positivo de la construcción no se encontraba en la competencia para poder hacerlo.

Se les entregó un concepto previo favorable sin estar en posición para hacerlo y sin los planes arquitectónicos  

Para poder adquirir una licencia para construir en el Centro Histórico de Cartagena, se debe asistir primero al Comité Técnico de Patrimonio de la Alcaldía, el cual cuenta con siete personas, entre miembros de la sociedad civil y funcionarios de la administración distrital. Así pues, el comité deberá de emitir un concepto previo favorable, que después la persona interesada presenta en la Curaduría para obtener la licencia.

Alberto Samudio, en nombre de los socios del negocio, se presentó al comité para obtener el concepto previo favorable. Sin embargo, el 1 de diciembre de 2016, el comité respondió con un no al proyecto, por la zona en la que se esperaba construir.

El Comité Técnico contra argumentó en segunda instancia para negar el concepto previo diciendo que: los socios del proyecto no contaron cómo era que iban a intervenir el inmueble, que queda en un área de interés cultural.

Sin embargo, insistieron y el 27 de diciembre del mismo año obtuvieron un concepto previo favorable de parte de Gustavo Pianeta para la ampliación del hotel. Pianeta, secretario jurídico del Instituto de Patrimonio y Cultura de Cartagena, entregó un concepto previo favorable sin estar en posición para hacerlo y sin los planes arquitectónicos.  

Con ese concepto de Pianeta, hicieron el trámite ante la Curaduría Urbana Primera para adquirir la licencia de construcción, y el curador Ronald Llamas aprobó la licencia del Aqarela, edificio que cuenta con una orden de demolición por haber incumplido la ley del patrimonio cultural de Cartagena.

El propietario del predio colindante del hotel, Roberto González, confirmó que los daños en su propiedad ya superan los 500 millones de pesos, basándose en estimaciones de un ingeniero perito. 

Gonzáles también se ha dedicado en los últimos cuatro años a investigar, estudiar y defender la herencia de su familia, la cual se encuentra en riesgo por una construcción que viola las normas patrimoniales presentes en la ciudad de Cartagena.  

Así, González asegura que llevará el caso a instancias internacionales, como lo es la Unesco, si así lo amerita la situación, así como la semana pasada le envió una denuncia al alcalde William Dau, solicitando investigar a los funcionarios de la alcaldía y de la curaduría involucrados en el tema.

El desenlace de la polémica y las denuncias sobre las faltas realizadas en la construcción de edificios en la zona, puede llegar a Cartagena a ser determinada por la Unesco como parte de la Lista del Patrimonio Mundial en Peligro.

Sara Murillo

Sara Murillo

Periodista y editora con especialidad en periodismo digital y local. Estudiante de Comunicación Audiovisual y Digital, amante de la política, los animales y el mar. Nacida en Bogotá y residente de Pereira-Risaralda.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.