Los pasos a seguir del Gobierno sobre la crisis en Necoclí

Los pasos a seguir del Gobierno sobre la crisis en Necoclí

El presidente Petro debe estimular el compromiso de los países de la región en promover la migración segura, regular y ordenada. Las medidas tomadas por Estados Unidos pueden exacerbar los desafíos en otros países. El Gobierno Petro cumple casi tres meses y se ve como principales luchar el cuidado del medio ambiente o La Paz.

La Defensoría del Pueblo advertía a mitad de octubre que se ha agudizado la crisis humanitaria de migrantes que intentan pasar al norte del continente por el Urabá. Los migrantes que utilizan esta región como punto de paso en su trayecto hacia el tapón del Darién con destino al norte del continente se habían quedado detenidos en Necoclí a inicios de octubre esperando por tiquetes de embarcaciones que los llevaran a Acandí y Capurganá para continua a Panamá.  

La situación en ese momento era, de acuerdo al Defensor Carlos Camargo, más compleja que la que se presentó el año pasado. En la segunda semana de octubre, 150 mil personas habían pasado hacia Panamá, versus 134 mil en todo el 2021. La población estancada en el Urabá estuvo en grave vulnerabilidad y dependiendo de grupos armados y traficantes de personas, así mismo como lo precaria de su condición económica y la presencia de niños y niñas. Incluso, la situación era más alarmante teniendo en cuenta que la migración en tránsito hacia el Darién no parece detenerse.

Todo este contexto en Necoclí, a tres meses de gobierno, le presenta al presidente Petro gran urgencia de atención, la necesidad de una gestión migratoria que sea amplia e integral. La ocurrencia de esta crisis, que se debía haber previsto después de que ocurrió en 2021 aunque en menores dimensiones, demuestra la necesidad del país de contar con planes estructurados para abordar la llegada de extranjeros y retornados.

De la misma manera, en el tema puntual del paso por el Darién, de concertar con Panamá las vías más indicadas para hacer frente a la migración de forma humanitaria y con el mayor respeto a los derechos humanos. Y que esa visión contemple y formule acciones para los flujos migratorios de tránsito, pendulares y con idea de permanencia que a diario recibe Colombia en diferentes zonas del territorio.

Catalina Álvarez

Catalina Álvarez

Soy Catalina Alvarez, abogada y bailarina. Vivo en Pasto y nací en Cali. Soy amante a las hamburguesas y a una pola bien fria. Desde hace muchos años me interesa los temas de comunicación e información y he realizado diferentes investigaciones sobre casos de corrupción en administraciones públicas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.