Escándalos del candidato presidencial Rodolfo Hernández

Escándalos del candidato presidencial Rodolfo Hernández

Rodolfo Hernández se ha situado como una opción “viable” para llegar a la Casa de Nariño, quien a pesar de ser un desconocido para muchos colombianos, se ha mostrado como alguien que no se define de derecha ni de izquierda, a pesar de actuar y ubicarse cerca de Uribe: en la extrema derecha.

Indagando más sobre el candidato, se conoce que es un ingeniero, empresario y exalcalde de Bucaramanga, y ha estado involucrado en diferentes escándalos de corrupción y clientelismo.

El ingeniero creó un grupo llamado “La Liga de Gobernantes Anticorrupción” que tiene como principio “no robar, no mentir y no traicionar”. Sin embargo, Hernández ha roto con los principios de la supuesta “Liga”.

Uno de los casos más recordados en el municipio, y que además fue noticia nacional, es su participación en el escándalo de Vitalogic, donde fue acusado por la Fiscalía de interés indebido en la celebración de contratos, después de encontrar irregularidades en un contrato para implementar nuevas tecnologías en el relleno sanitario El Carrasco, donde también está involucrado uno de sus hijos.

En Vitalogic, tiene su centro un contrato para disposición de basuras a 30 años, cuya suma podría superar los 600.000 millones de pesos del cual Luis Carlos Hernández, hijo de Rodolfo Hernández, recibió una importante comisión si el contrato se entregaba al oferente interesado. Por este caso, el próximo 21 de julio continuará el juicio contra Rodolfo.

Adicionalmente, otro de los escándalos en los que ha estado su empresa HG Construcciones fue durante su campaña a la Alcaldía en Bucaramanga, donde prometió acabar con la “mermelada” y el clientelismo, pero hizo todo lo contrario utilizando la Alcaldía como pasaje para que varios de sus empleados lograran trabajar en la entidad como contratistas.

Ejemplo de esto, es Ricardo Azuero Buenaventura que pasó de ser contratista en HG Construcciones para trabajar como contratista en la administración de Hernández. También, ocurrió con Pedro Porras Porras, que pasó de empleado de la constructora a ser técnico operativo de la Alcaldía de Bucaramanga, además de Luz Yaneth Arias García quien era auxiliar administrativa de HG Construcciones y pasó a ser contratista de la Alcaldía.

22f9ba23-dae8-459f-93bd-fdbcc1cb6c12
2f2c0a9f-5f43-4bdb-ba31-9ab9b4fdb31c
70dae090-e6b3-4b17-b9f2-a1629eabd8dc

Como estos tres ejemplos, ocurrió repetitivamente en otras ocasiones durante su administración. También, se hizo una denuncia en redes sociales donde se acusó a Hernández de utilizar la alcaldía para pensionar a varios de sus empleados de HG Construcciones.

Desde la Procuraduría General de la Nación, le han abierto dos investigaciones; la primera por agredir al concejal Jhon Claro el 28 de noviembre de 2018, lo que provocó la suspensión de su cargo por tres meses, y una segunda suspensión provisional de tres meses por supuesta participación política siendo alcalde en septiembre del 2019, después de estos casos, renunció al cargo.

Otro escándalo de Hernández, tiene que ver con la promesa que hizo en campaña de “construir 20 mil hogares felices”, para las familias más vulnerables del municipio. La ciudadanía convencida de esto, votó por él, sin embargo, cuando quedó electo, dijo que no serían viviendas sino “lotes con servicios”, no obstante, al terminar su mandato no había sido entregada la primera vivienda.

“Predica, pero no aplica” sería la frase representativa de Rodolfo Hernández, ya que se muestra como un empresario que no tiene la necesidad de robar y está en contra de la corrupción, pero su carrera se ha visto envuelta en escándalos que dejan mucho que decir para un aspirante a la presidencia del país.

Catalina Álvarez

Catalina Álvarez

Soy Catalina Alvarez, abogada y bailarina. Vivo en Pasto y nací en Cali. Soy amante a las hamburguesas y a una pola bien fria. Desde hace muchos años me interesa los temas de comunicación e información y he realizado diferentes investigaciones sobre casos de corrupción en administraciones públicas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.