Dilian Francisca Toro y su presunta conexión con lavado de activos 

Dilian Francisca Toro y su presunta conexión con lavado de activos 

Durante su carrera política, Dilian Francisca Toro, ha estado envuelta en múltiples escándalos entre estos, su captura por lavado de activos cuando se desempeñaba como Senadora de la República, ya que adquirió predios que tuvieron su origen en actividades derivadas del narcotráfico. 

Dicha adquisición, se dió mediante unas negociaciones entre 2005 y 2007 en las que la sociedad Agropecuaria Ceiba Verde Ltda de Toro, adquirieron las fincas San Miguel, La Milagrosa y Brasilar, ubicadas en Palmira y Bolívar, predios que tuvieron su origen en actividades de narcotráfico del Cartel de Cali.

Estas tierras estaban conectadas con Víctor Patiño Fómeque, Juan Carlos Ramírez Abadía, Phanor Arizabaleta, Carlos Arturo Patiño Restrepo, alias ‘Patemuro’ e Iván Urdinola. Por lo que el alto tribunal consideró que se trató de una operación de lavado de activos de la mafia.

Inicialmente la Corte Suprema llevó a cabo este caso, sin embargo, Toro renunció a su cargo como senadora y la Fiscalía asumió el proceso. Según la Fiscalía la compra de las fincas  San Miguel, La Milagrosa y Brasilar, ubicadas en Palmira y Bolívar (Valle del Cauca), no estaría justificada de acuerdo con los ingresos que obtenía ella como senadora.

Expertos políticos consideran que con estos hechos se evidenciaría que Dilian Francisca ha tenido conexiones con el narcotráfico, dado que adquirió predios que pertenecieron a capos del Cartel de Medellín cuando se desempeñó como presidenta del Senado. Además, Toro ha sido cuestionada por presuntos nexos con paramilitares del Valle del Cauca, junto al ex congresista Antonio Valencia Duque, quien reemplazó a Álvaro Araújo Castro, condenado por parapolítica. 

Sara Murillo

Sara Murillo

Periodista y editora con especialidad en periodismo digital y local. Estudiante de Comunicación Audiovisual y Digital, amante de la política, los animales y el mar. Nacida en Bogotá y residente de Pereira-Risaralda.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.