Después de largo debate, el Senado aprobó la reforma tributaria de Gustavo Petro

Después de largo debate, el Senado aprobó la reforma tributaria de Gustavo Petro

Sin impuesto a las iglesias y hundimiento de otras iniciativas; con cárcel para los evasores y sin tributo para alimentos como el pan o el bocadillo, los senadores le dieron aval a la reforma tributaria en plenaria, en medio de un fuerte pulso entre los que estuvieron a favor y los que realizaron oposición. La Cámara continuará la votación el jueves.

Antes de medianoche, en un fuerte y extenso debate, el Senado de la República aprobó la reforma tributaria del gobierno de Gustavo Petro.

En la jornada, que se extendió por 15 horas, hubo de todo. Se presentaron peloteras, ánimos exaltados, euforia en la oratoria, insultos, apoyos, mensajes de protesta y posiciones a favor o en contra.

Al final, se realizó la votación y aprobación en el Senado, del paquete que transforma la manera de pagar impuestos en Colombia; mientras que la Cámara de Representantes suspendió la sesión, con parte de la tarea hecha, para continuar el jueves.

Desde ya, los colombianos tendrán que irse preparando para el nuevo esquema de tributación que quedó en la reforma tributaria aprobada, en la que se encuentran: impuestos a los hidrocarburos; sobretasa en el impuesto de renta al sector financiero y a las electrificadoras; impuestos saludables; eliminación o disminución de beneficios tributarios, tanto para personas como sectores, entre otras medidas; un impuesto al patrimonio; modificaciones a la tributación de los dividendos; pago de impuesto de renta con tarifa más alta a personas naturales con más de 10 millones de ingresos mensuales.

Durante el debate, se determinó que la iglesia no sería gravada como el artículo propuesto en su texto original. Una iniciativa de la oposición pedía el plegamiento del artículo, que votaron anular con 59 votos.

Enredaron el debate y lo extendieron hasta casi la medianoche. Ahora, habrá que esperar a que se tome la decisión en la Cámara de Representantes para determinar si es necesaria la mediación que exige la normativa cuando existan discrepancias en los textos que han aprobado de manera independiente en ambas cámaras.

Se avaló una de las disposiciones más complejas de la reforma, la del gravamen a los hidrocarburos, aunque también se pidió su derrumbe. Una vez que la iniciativa legislativa se convierte en ley, una parte importante de los recursos fiscales del gobierno depende de ella.

– Impuesto al patrimonio: aunque casi se hunde, al final fue votado. Grandes fortunas tendrán tarifas de entre 0 y 1,5 %. La tarifa más alta será transitoria.

– Impuesto a los dividendos: también fue avalado en plenaria del Senado.

– Impuesto a hidrocarburos: tuvo propuesta de eliminación, pero el gobierno y los ponentes sustentaron que era clave en la reforma tributaria, pues sin él no habría el suficiente recaudo. Entre tanto, el ministro de Hacienda argumentó que lo que se les está pidiendo es un aporte, debido a los altos precios de los commodities, lo que les ha generado generosas utilidades.

– Cárcel para evasores: el gobierno pidió conceptos a las entidades judiciales, para resolver interrogantes, por tratarse de una medida de tipo penal. Después de ajustes aplicados durante el trámite, dejaron medidas para castigar la evasión tributaria y la omisión en el pago de impuestos. El senador Barreras insistía en enviar cierto mensaje irónico alrededor de lo que finalmente quedó en materia de castigo al evasor. El congresista enfatizó en que, “un evasor que roba el primer año y paga, le perdonan; roba al segundo año y también es perdonado luego de cubrir la deuda, y vuelve a robar por tercera vez y ahí sí tendrá cárcel”.

– Impuesto saludable: fue uno de los más problemáticos. Se pedía excluir algunos productos como las pastas o incluir los edulcorantes. El ministro de Hacienda confirmó que se excluye el pan, la miel, el dulce de leche, el bocadillo y las obleas. También se dio un periodo de transición, por lo tanto, el impuesto para las bebidas aplicará a partir del 1 de julio del 2023 y el de los alimentos, desde el 1 de septiembre del próximo año. Miguel Uribe, a nombre del Centro Democrático, intervino para reclamar la autoría de los cambios logrados. Finalmente, el impuesto saludable, con modificaciones, fue aprobado.

– Impuesto a las iglesias: esta medida fue hundida por mayoría.

– 4×1.000: se acaba el 4×1000 para quienes hagan movimientos en sus cuentas bancarias inferiores a $13,3 millones al mes.

– Impuesto a las pensiones: fue retirado de la ponencia, por el propio gobierno, antes del debate en plenaria, según acuerdo con los ponentes de la reforma.

– Zonas francas. tendrán el 20 % del impuesto sobre el valor que exportan, mientras que deberán asumir el 35 % cuando sus productos se comercialicen en el mercado local.

– Proposición de revivir el día sin IVA: fue introducida por Miguel Uribe, desde la trinchera de la oposición. El senador Efraín Cepeda se unió, para pedir que se deje al menos una jornada, pues ya estaban listos los inventarios en el comercio.

Por último, volvió a repetirse la misma votación con la que empezó el debate: la cual derrotó la propuesta de archivar la reforma. Es tradicional que, una vez se produce la primera votación de alguno de los temas que solicita el presidente del estado legislativo (Roy Barreras), las demás votaciones continúan en la misma tendencia.

Como pocas veces en una reforma tributaria, el proyecto no está contra las cuerdas en materia de tiempos. Podría irse hasta diciembre, pues la iniciativa debe de aprobarse antes del último día del año para que pueda ser reconocida después del 1 de enero del 2023. De esta forma, quedó aprobado en el Senado el proyecto de ley, que incluye la campaña del presidente Petro.

Sara Murillo

Sara Murillo

Periodista y editora con especialidad en periodismo digital y local. Estudiante de Comunicación Audiovisual y Digital, amante de la política, los animales y el mar. Nacida en Bogotá y residente de Pereira-Risaralda.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.